Bibliotecario - Otras Publicaciones

                             


Las demandas de usuarios en las bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid.

Descargar archivo PDF



                        

Introducción

No se puede concebir hoy en día una biblioteca pública aislada de su comunidad de usuarios. Éstos son su razón de existir, ya que verdadera misión de la biblioteca es satisfacer las demandas de la población de su municipio, distrito o barrio en cuanto a información, formación y ocio. Sin embargo, para poder responder a estas demandas, en primer lugar, hay que crearlas: llegar a los usuarios potenciales y ofrecerles servicios y recursos que quizá nunca se habían planteado. Una vez probados, poco a poco pueden llegar a convertirse en hábito y necesidad.
Por otro lado, hay que estar al tanto de las necesidades ya existentes en todos los grupos de población, tanto mayoritarios como minoritarios, y procurar un equilibrio entre las demandas de la mayoría y los derechos de las minorías. No podemos olvidar las directrices IFLA/UNESCO, que insisten en que la oferta de la biblioteca debe ser amplia y debe estar dirigida a todo tipo de público.
En cualquier caso, los bienes culturales no deberían regirse por las leyes del mercado, los ciegos indicadores de la oferta y la demanda, ya que ésta última está en muchos casos dirigida por la publicidad de las empresas, que responde a intereses distintos a los nuestros. La actual sociedad de consumo tiende a entronizar productos efímeros y a uniformizar el pensamiento de la sociedad utilizando únicamente el indicador de lo que es productivo, lo que se consume. Las bibliotecas, sin embargo, deben mantener una oferta plural y de calidad, sin por ello desligarse de las realidades sociales.
En la presente ponencia, tras un breve repaso a la evolución y tendencias de las demandas de usuarios y su satisfacción en la historia de las bibliotecas públicas, estudiaremos la realidad en la Comunidad de Madrid, con la ayuda de dos encuestas realizadas en el mes de enero de 2004, centrándonos en los siguientes puntos: demandas de los estudiantes, demandas sobre las colecciones, sobre los servicios y sobre tecnologías de la información.